Budapest

¿QUÉ HACER EN BUDAPEST?

 

Budapest en dos días

Budapest es una de las capitales europeas más recomendables para pasar un fin de semana. Si llegáis a la ciudad el viernes por la tarde y la dejáis el domingo a la misma hora, este itinerario os resultará ideal para conocer lo más importante de Budapest sin preocuparse por nada.
Si hacéis la visita en otras fechas, no olvidéis comprobar los horarios de apertura de los distintos museos y monumentos.

Día de llegada

Lo más normal es que el día de llegada no tengáis tiempo de visitar nada después de dejar las maletas en el hotel. Lo mejor en este caso es dar un paseo por el centro, conocer Váci Utca, la Avenida Andrássy y la Basílica de San Esteban.
Si queréis trasnochar, en la zona de la ópera encontraréis bares y pubs de diferentes ambientes.

Primer día

El primer día comenzaremos la visita en Buda, la zona más señorial de Budapest. Para llegar hasta la cima podéis tomar los autobuses 16, 16A y 116 (parada Dísz tér) o, si os hace ilusión, el Funicular Budavári Sikló, aunque su precio es relativamente elevado.
Lo primero que haremos será recorrer los alrededores del Castillo de Buda, desde donde se obtienen unas de las mejores vistas de toda la ciudad. No olvidéis adentraros en el patio, donde se encuentra el Museo de Historia de Budapest.
Desde el castillo tomaremos Támok utca hasta llegar a la Iglesia de Matías y el Bastión de los Pescadores, el punto desde el que mejor se aprecia la grandeza del parlamento. Para acceder al interior de la iglesia es necesario sacar una entrada.
A la hora de regresar al castillo tomaremos la calle Úri utca, conocida como la Calle de los Señores. Además de respirar su ambiente medieval, en su número 9 se encuentra la entrada al Laberinto del Castillo de Buda, una atracción interesante y diferente que gustará especialmente a los más pequeños. Saliendo a la calle paralela podréis disfrutar de las vistas de Obuda.
Para regresar a Pest bajaremos caminando por una de las múltiples pendientes que hay en Buda y cruzaremos a pie el Puente de las Cadenas. Siguiendo en línea recta por Zrínyi utca llegaremos a la Basílica de San Esteban, una visita imprescindible y gratuita.
Caminando hacia el sur llegaremos hasta Vörösmarty tér, una de las plazas más importantes de la ciudad. En esta plaza se encuentra la famosa Pastelería Gerbaud, un buen lugar para tomar el postre después de comer. Desde Vörösmarty tér tomaremos Váci Utca, la calle comercial más famosa de Budapest, hasta llegar al Mercado Central. Si queréis comer bien y barato, en la planta superior hay pequeños locales que sirven comida de diversos tipos. Si preferís sentaros cómodamente, en Váci Utca no echaréis de menos los restaurantes.En la puerta del mercado podéis tomar los tranvías 47 o 49 para llegar a Deák Ferenc tér. En este corto trayecto dejaréis a mano derecha el Museo Nacional de Hungría y la Sinagoga Judía de Budapest, que se puede visitar todos los días menos los sábados.
Desde Deák Ferenc tér podéis caminar por la Avenida Andrássy hasta llegar a la ópera. Si llegáis antes de las 16:00 podéis hacer la visita guiada en español, muy interesante y recomendable.
Ahora tendréis un par de horas para recorrer la Avenida Andrassy, hacer compras, tomar un café o caminar hasta el edificio del Parlamento.
Para finalizar bien el día os recomendamos reservar un paseo en barco con cena. Ver los impresionantes edificios de Budapest iluminados desde el Danubio es algo que no podéis perderos. Otra ventaja es que el precio, comparado con el de otras capitales europeas, es realmente económico.
Nuestras opciones preferidas son el paseo en barco con cena y música en directo, que se realiza a las 19:00 horas, o mejor aún, asistir a un espectáculo folclórico y después realizar el paseo en barco. No dejéis que la palabra folclore os intimide, los bailes húngaros y la música tradicional os sorprenderán.
Después de la cena podéis dar un paseo por Vaci Utca y la zona de la Basílica de San Esteban. Si queréis tomar una copa, en la zona de la ópera encontraréis diversos locales.

Segundo día

El itinerario del segundo día comienza en la Plaza de los Héroes, donde se encuentran las estatuas de los líderes de las siete tribus magiares fundadoras de Hungría. Podéis llegar hasta aquí en la línea M1 de metro, parada Hősök tere.
En la propia plaza se encuentra el Museo de Bellas Artes, para nosotros el mejor de los museos de Budapest con diferencia. Recomendamos su visita, os llevará aproximadamente una hora y la entrada es bastante económica.
Después de salir del museo nos adentraremos en el Parque de la Ciudad. Si como hemos previsto hacéis la visita un domingo, os encontraréis con muchos húngaros que deciden pasar allí el día en familia. El sábado también es muy buen día para visitar el parque.
Para recorrer el parque lo mejor es empezar por el Castillo de Vajdahunyad y luego pasear en sentido contrario a las agujas del reloj hasta llegar al Balneario Széchenyi. Si tenéis tiempo suficiente os recomendamos adentraros en el balneario un par de horas, es una de las mejores cosas que se pueden hacer en Budapest.
Después del baño podéis optar por comer algo rápido en los puestos que hay enfrente del Zoo o esperar para comer sentados en el centro de la ciudad.
Como no tendréis mucho más tiempo hasta que tengáis que ir al aeropuerto, aquí termina nuestro itinerario de fin de semana. Podéis aprovechar las últimas horas para admirar las mansiones de la Avenida Andrássy o hacer las últimas compras en Váci Utca.

Dónde comer en Budapest

La gastronomía húngara se caracteriza por un uso alegre de las especias y por servir raciones generosas. Los precios son bastante más económicos que los de otras capitales europeas.
La carne es la reina de los menús y sabores como la paprika y la cebolla son el denominador común de los platos típicos. Si os gusta el vino, hay muchos vinos húngaros entre los que destacan Villány, Eger y Szekszárd.
Si tenemos que elegir el plato más común de Hungría, éste sería la sopa goulash. Esta sopa consta básicamente de carne, verduras y, cómo no, paprika.
Para la gente que prefiera comer algo rápido y barato, hay bastantes locales que sirven comida rápida internacional.
Por otro lado, si os gusta la pizza, hay muchos locales que ofrecen pizzas para llevar por menos de 1.000 florines.

Restaurantes recomendados en Budapest
Aunque nuestra experiencia en Budapest no es tan amplia como en otras ciudades, podemos recomendar estos restaurantes:
Menza, Liszt Ferenc tér 2.
Este es uno de los locales de moda de Budapest. Local con decoración moderna, público joven, comida mezcla de clásica y novedosa y precios económicos.
Barco Spoon Cafe & Lounge, Vigadó Tér.
Anclado en la orilla de Pest y con vistas al Castillo de Buda, este barco es uno de los restaurantes más lujosos de Budapest. El precio, sin vino, no baja de los 5.000 florines por persona. Reservando con antelación podréis conseguir las mesas con mejores vistas.
Además de éstos, en la misma plaza donde se encuentra el Menza (Liszt Ferenc tér), hay muchos otros restaurantes similares. Es una zona muy animada por la noche. Todos locales tienen terraza con estufas y, por extraño que parezca, mantas.

París, Londres, Lisboa... En todas las ciudades con ríos importantes se ofrecen paseos en barco con comida o cena y Budapest no iba a ser menos. La ventaja es que respecto a estas ciudades, los paseos en Budapest son bastante económicos.